El estrés y su impacto en la salud: Una mirada profunda

Representación visual del estrés y sus efectos en la salud mental y física

Dentro del contexto social, el estrés se presenta como uno de los desafíos más significativos que los seres humanos enfrentan. Esta condición, inherente al ser humano, impacta la salud mental y la respuesta física de las personas, y a menudo, está vinculada a diversas alteraciones médicas. 

Es crucial comprender este tema, ya que aumentar el conocimiento sobre el estrés no solo flexibiliza la percepción de las personas, sino también su capacidad para abordarlo.

Hoy hablaremos de:

¿Qué es el estrés?

Comprender el estrés es el primer paso para abordar este tema de manera efectiva. A menudo, el estrés se ve influenciado por elementos culturales que generan malentendidos sobre su verdadera naturaleza. Frases comunes como «el estrés es una forma de evadir responsabilidades» o «es una muestra de debilidad» reflejan una falta de comprensión. Invitamos a explorar en profundidad este tema, ya que una comprensión precisa puede cambiar radicalmente nuestra percepción y capacidad para lidiar con el estrés.

Desde una perspectiva conceptual, el término ‘estrés’ se originó en la década de 1930 gracias al investigador Hans Selye, una figura destacada en el campo. Definió el estrés como la reacción o respuesta no específica del organismo ante un estímulo, lo que provoca una acción brusca o continuada, que puede ser placentera o desagradable, positiva o negativa. En esencia, el estrés es una parte inherente de la experiencia humana y puede afectar tanto nuestra salud mental como física de maneras significativas.

Tipos de estrés y sus fases

El estrés es una condición que puede presentar distintos niveles de cronicidad. Entre los tipos de estrés más destacados se incluyen:

  • Estresores agudos de tiempo limitado: Estos estresores se refieren a acontecimientos estresantes que ocurren en un momento específico y tienen una duración corta. Ejemplos de esto son exámenes médicos puntuales como mamografías, biopsias o cateterismos.
  • Secuencias de estrés: Son acontecimientos vitales estresantes importantes, como la pérdida de un ser querido, el desempleo o una experiencia traumática como una violación. Estos eventos pueden desencadenar una secuencia de problemas de ajuste en la vida de una persona, que a menudo van acompañados de nuevas reacciones de estrés. Por ejemplo, la pérdida de empleo puede llevar a problemas económicos, que a su vez pueden generar conflictos matrimoniales, todos los cuales son generadores de estrés.
  • Intermitencia crónica: Este tipo de estrés se relaciona con la exposición repetida a situaciones estresantes a lo largo del tiempo. Un ejemplo común podría ser el estrés relacionado con exámenes periódicos, situaciones de combate militar o chequeos médicos recurrentes.
  • Estrés crónico continuado: Este tipo de estrés involucra el afrontamiento constante de situaciones estresantes de larga duración. Puede incluir el manejo de enfermedades médicas o psiquiátricas crónicas, problemas emocionales o familiares prolongados, o situaciones laborales que implican riesgos elevados de manera permanente, como es el caso de profesiones como policías o guardias civiles.

Además de estos tipos de estrés, el estrés en sí mismo puede manifestarse en distintas fases:

  • Fase 1 (Reacción de alarma): En esta etapa, la resistencia fisiológica disminuye ligeramente durante la primera exposición a un estresor. Es una fase caracterizada por una baja resistencia ante agentes generadores de tensión.
  • Fase 2 (Resistencia): La resistencia en esta etapa depende en gran medida de la fuerza y la capacidad individual. Se caracteriza por manifestaciones clínicas, tanto físicas como mentales.
  • Fase 3 (Agotamiento): En esta fase, el organismo se vuelve incapaz de continuar enfrentando la tensión o el estresor. Ocurre un desequilibrio tanto en el equilibrio interno como fisiológico del cuerpo, lo que puede llevar al colapso y a la aparición de enfermedades psicosomáticas que afectan la calidad de vida del individuo.

Comprender estos tipos y fases de estrés es esencial para poder gestionar adecuadamente esta condición y sus efectos en la salud.

Consecuencias del estrés

Los investigadores están cada vez más de acuerdo en que el estrés tiene un impacto significativo en la salud de las personas. Este reconocimiento permite tomar medidas anticipadas para mitigar esta problemática. A continuación, enumeramos algunas de las consecuencias que el estrés puede tener en la salud:

  • Impacto directo en la salud: El estrés puede influir directamente en la aparición de enfermedades o acelerar el progreso de enfermedades crónicas. También puede actuar de manera indirecta al estimular comportamientos perjudiciales para la salud o reducir la probabilidad de adoptar conductas saludables.
 
  • Problemas gastrointestinales: El estrés puede desencadenar trastornos gastrointestinales, afectando el funcionamiento del sistema digestivo y dando lugar a problemas como el síndrome del intestino irritable.
 
  • Influencia en problemas cardiovasculares: El estrés crónico puede contribuir al desarrollo de enfermedades cardiovasculares, como la hipertensión y las enfermedades del corazón, al aumentar la presión arterial y promover la inflamación en el cuerpo.
 
  • Relación con enfermedades autoinmunes: Se ha observado una conexión entre el estrés y enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide y alergias, donde el sistema inmunológico ataca por error las células y tejidos sanos del cuerpo.
 
  • Afecciones cutáneas: El estrés puede manifestarse en la piel en forma de erupciones, urticaria o exacerbación de condiciones como el acné y la psoriasis.
 
  • Síntomas físicos: Los episodios de estrés a menudo se manifiestan en síntomas físicos como fatiga, insomnio, temblores y diversos tipos de dolor. Estos síntomas a menudo son una respuesta emocional al estrés.
 
  • Dificultades cognitivas: El estrés crónico puede afectar la concentración y la memoria, lo que dificulta los procesos de aprendizaje y la realización de actividades diarias.

El control sobre lo que no controlo

Por otra parte, una de las características más notables en la presencia del estrés es la urgente necesidad de controlarlo. Esto lleva a que las personas adopten una postura rígida e inflexible ante su presencia, lo que a su vez les lleva a formar creencias erróneas sobre lo que realmente es el estrés. Esta situación también puede conducir a comportamientos extremos y mal adaptativos en respuesta a las experiencias subjetivas percibidas como problemáticas. Esto puede ser el punto de partida para otras problemáticas graves, como el abuso de sustancias psicoactivas, el consumo excesivo de alcohol y la adopción de conductas autolesivas, como el cutting.

Es por esto que, desde el Consultorio Psicóloga María Paula, entendemos la importancia de acompañar procesos de intervención dirigidos al desarrollo de hábitos saludables. Por esta razón, te invitamos a comenzar desde hoy mismo este proceso de acompañamiento profesional. Esto te permitirá transformarte en una versión mejorada de ti mismo, abriendo la puerta hacia lo que consideramos el verdadero camino hacia el éxito y el crecimiento personal. No estás sola en este viaje; estamos aquí para apoyarte en cada paso.

Gracias por llegar hasta el final de este artículo que fue escrito por Julián, psicólogo especialista del Consultorio Psicológico María Paula, lo hice con cariño y entrega para ti, te dejo un video que te ayudará a identificar claves para que el estrés no nos siga quitando la vida. Si te gustó, no olvides compartirnos  y así llegar a más personas.

Suscribirse a nuestro Newsletter

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito esta vacioRegresa a la tienda
    WeCreativez WhatsApp Support
    ¿Sabias que tenemos el equipo perfecto para ayudarte?
    👋 Conversemos ahora mismo.