Sexualidad e intimidad sana en pareja

sexualidad e intimidad en pareja, como mejorar

La salud sexual es un aspecto crucial del bienestar general, que abarca tanto el aspecto físico como el psicológico y sociocultural relacionado con el desarrollo autónomo y pleno de la sexualidad y sus expresiones. La salud sexual implica el placer, la comunicación, los afectos, las relaciones y el autocuidado. Por lo tanto, es fundamental abordar la sexualidad desde una perspectiva integral.

Cuando hablamos de intimidad en las relaciones de pareja, nos referimos a un aspecto fundamental y a su vez complicado de descubrir. La intimidad implica mostrar tus partes más vulnerables, pero se considera que es uno de los principales componentes de las relaciones de pareja. Es por eso que en este artículo queremos hablar sobre la importancia de la intimidad en la pareja y cómo fomentar una sexualidad e intimidad sana en la relación.

Hoy hablaremos de:

Calidad sobre cantidad en la sexualidad de pareja

La sexualidad en la pareja nos permite tener un componente de intimidad, pasión, vínculo y compromiso. El papel o importancia que se le da a la sexualidad dentro de la relación está mediado por los miembros de la misma y el grado de satisfacción que se mantenga. Si están de acuerdo, será lo ideal y maravilloso así no habrá una descompensación, que pueda provocar dificultades o fricción en el vínculo de la pareja.

Es común escuchar hablar acerca de la cantidad de relaciones sexuales que mantienen las parejas, lo que en ocasiones nos hace preguntarnos si ¿existe un número de encuentros sexuales adecuados o no? Por esto es importante aclarar que es natural tener inseguridades con respecto a la vida sexual que compartimos con nuestra pareja. Sin embargo, comprender que cada persona dentro de una relación sexo – afectiva tiene diferentes necesidades puede ser útil para dejar a un lado esas inseguridades y enfocarse más en la calidad de nuestras experiencias sexuales, en lugar de la cantidad.

La calidad de nuestra vida sexual debe ser lo relevante, no la cantidad de veces que tenemos sexo. Es fundamental tener una sexualidad sana que lleve a fortalecer el vínculo sexual y afectivo. Recordemos que el sexo es un acto que busca placer, no estrés, inseguridad o preocupaciones. Una manera de generar placer en nuestros encuentros sexuales de pareja es precisamente practicar la introspección, explorar la sexualidad y ser curiosos/as con nuestros deseos sexuales.

Para lograr esto, es necesario sentirnos cómodos/as conociéndonos, física, sexual y placenteramente. A medida que nos sentimos de esa manera, podemos saber qué nos satisface y será más fácil expresar a nuestra pareja cuales son nuestros deseos. Esto, permitirá crear una conexión por medio de la intimidad sexual, tanto para ti como para tu pareja, expresarse y experimentar esa conexión, sentir, dar placer, y fortalecer los vínculos emocionales.

Dejando a un lado la frecuencia de encuentros sexuales y centrándose frente a la calidad de la conexión y qué tan cómodos/as se sienten. Tener relaciones sexuales con mayor frecuencia no garantiza una relación exitosa ni sana, pero si nos centramos en la calidad de la experiencia, es probable que la satisfacción en pareja aumente. En definitiva, es importante que cada pareja encuentre el equilibrio adecuado para su sexualidad, sin compararse con otras relaciones ni estereotipos sociales, y recordar siempre que la calidad de la experiencia es lo que realmente importa.

Importancia de la intimidad en la pareja

Cuando hablamos de la intimidad de la pareja, no solo nos referimos al contacto sexual, sino a la conexión profunda que se establece entre ambos miembros de la relación. La intimidad implica conocerse mutuamente, complacer a tu pareja, mantener una comunicación sana y admiración mutua, y compartir gustos y valores. También requiere confianza y conocimiento mutuo, estableciendo una base en el respeto y el valor hacia la otra persona.

En una relación de pareja, la intimidad se compone de dos aspectos: la forma en que vivimos nuestra propia interioridad y la manera en que compartimos este mundo interno con el otro. Es decir, mi intimidad y la de mi pareja se convierten en nuestra intimidad.

La intimidad es fundamental para una relación sexual satisfactoria. Implica experimentar con tu pareja, comprender lo que el otro siente y dedicar tiempo de calidad a la relación. En el sexo, la intimidad se ve implicada en varios aspectos, desde el placer y las sensaciones que se producen en la otra persona hasta los sentimientos que surgen en esos momentos.

Por esto, para fortalecer la relación de pareja, es esencial generar intimidad a través del autoconocimiento y la exploración sexual, así como cultivar una comunicación sana, la confianza y el respeto mutuo. La intimidad es un componente clave para una relación sexual satisfactoria y una conexión emocional duradera.

Factores que influyen en la sexualidad de la pareja

La satisfacción sexual en una relación de pareja se ve influenciada por diversos factores que van más allá del contacto físico. La variabilidad en las relaciones sexuales, la disposición para experimentar y probar nuevas técnicas, posturas y actividades no coitales pueden contribuir a la satisfacción sexual de ambos miembros de la pareja.

Además, el nivel emocional de la pareja, cómo gestionan las emociones y el tiempo de dedicación de calidad a la relación son importantes. La satisfacción sexual también está directamente relacionada con el deseo sexual, que se ve favorecido por la exploración y autoconocimiento sexual de cada uno de los miembros.

Por otro lado, las convicciones religiosas o morales, los valores conservadores y la falta de conocimientos sobre sexualidad, así como la poca asertividad sexual, pueden afectar negativamente la satisfacción sexual. También es importante tener en cuenta la salud física y vitalidad, ya que una baja salud física puede reducir la satisfacción sexual. En definitiva, la satisfacción sexual se logra a través de una combinación de factores emocionales, físicos y psicológicos que favorezcan el bienestar de la pareja.

Consejos para tener una sexualidad plena en pareja

No existe una forma concreta o correcta de vivir la sexualidad, sino que ambos miembros estén de acuerdo en lo que necesitan. La comunicación es vital en este aspecto. Vivir las relaciones eróticas saludablemente implica hacerlo con gusto, conociéndose, valorándose, eligiendo qué, cómo, cuándo y dónde, diciendo lo que apetece y lo que no, y teniendo información adecuada para hacerlo sin riesgos. Así que, te comparto unos consejos que pueden llevarte a tener junto a tu pareja una sexualidad más plena:

1. Cuida tu salud: 

Es importante evitar el cansancio y el estrés, así como los problemas médicos (déficit de testosterona, depresión, ingesta de algún fármaco que inhiba el deseo sexual, etc.). Practicar ejercicio físico de manera regular es un potenciador de nuestra libido, puesto que mejora la producción de testosterona y permite una buena autorregulación emocional.

 

2. Descubre qué te gusta:

Para disfrutar en pareja, primero tengo que conocerme bien, saber cómo funciona mi erótica, mi cuerpo, qué me excita, que me gusta. Si cada miembro de la pareja posee este autoconocimiento erótico, el encuentro entre ambos será mucho más fructífero y placentero. Aquí es también vital la comunicación, la confianza y la intimidad entre ambos.

 

3. Déjate llevar: 

Para que una pareja disfrute de su arte de amar y del placer de su encuentro, no hay más secreto que dejarse llevar por el deseo del encuentro, dedicar tiempo al amor y espacio al erotismo.

 

4. Innova: 

Con el tiempo, algunos estímulos pierden eficacia. La solución pasa por la exploración continuada de estímulos de cualquier tipo (visuales, táctiles, auditivos, olfativos, etc.). También por la descontextualización de las relaciones sexuales y la búsqueda de alternativas (variando el contexto, hábitos, posturas y ritmo, entre otros).

 

5. Saber que el coito es solo una opción: 

Nuestro órgano sexual es todo el cuerpo, no solo los genitales. El coito es una opción, pero no tiene por qué ser la única para disfrutar con tu pareja. De hecho, el coito, cuando se considera el elemento imprescindible para que haya sexo, da muchos problemas, como la ansiedad. Hay que aprender a jugar a otras cosas. Un experto asegura que hay parejas que, en determinadas épocas, tienen menos coitos pero no dejan de besarse, cogerse de la mano, dormir abrazados y desnudos, y en buena medida, siguen satisfechos en el plano erótico.

 

6. Apostar por una relación de pareja sana: 

La ausencia de conflictos en la relación de pareja constituye uno de los mejores pronósticos para mejorar la salud sexual. Hay que cuidar a la pareja. La relación sexual con la pareja ha sido durante mucho tiempo una obligación, más que una fuente de placer y de satisfacciones. Una experiencia insatisfactoria tras otra suele dar lugar a una pérdida de interés sexual, cuando no a un rechazo hacia la propia pareja.

 

7. Tener una actitud positiva: 

Es importante liberarse de prejuicios negativos y permitirse fantasear en cualquier contexto de la vida diaria, incluyendo antes, durante y después de las relaciones sexuales. Esto puede ayudar a mantener la excitación y el deseo sexual en la pareja.

 

8. En cuanto a la frecuencia de las relaciones sexuales, no existe una regla establecida. 

La cantidad de veces que una pareja decida tener relaciones depende de la edad y las ganas de cada uno. Algunas parejas pueden tener orgasmos diarios, mientras que otras pueden optar por tener relaciones solo dos o tres veces al año, y ambas opciones son válidas si son satisfactorias para ellos. 

Además, es importante tener en cuenta que la edad puede influir en la plenitud de la vida sexual de cada persona. Mientras que los hombres suelen tener su máximo de orgasmos entre los 15 y 25 años, las mujeres pueden sentir una mayor plenitud sexual entre los 35 y los 50 años. 

 

Para una sexualidad sana en pareja, es fundamental tener un buen autoconocimiento, confianza, comunicación, intimidad, respeto, complicidad, hábitos saludables y una buena salud mental. Por esta razón, hemos creado este blog para brindarte información que te permita fortalecer tu sexualidad en pareja y también para ayudarte a identificar si debes trabajar en terapia de pareja para mejorar algún aspecto que te permita tener una sexualidad e intimidad más saludable.

Recuerda que, «la verdadera intimidad solo es posible en la medida en que podemos ser honestos acerca de lo que estamos haciendo y sintiendo». Joyce Brothers,

 

Gracias por llegar hasta el final de este artículo que fue escrito por Leydi, psicóloga especialista del Consultorio Psicológico María Paula, lo hice con cariño y entrega para ti, te dejo un video para que profundices más sobre la sensualidad, aspecto importante para una sexualidad plena con tu pareja. Si te gustó, no olvides compartirnos  y así llegar a más personas.

 

Suscribirse a nuestro Newsletter

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito esta vacioRegresa a la tienda
    WeCreativez WhatsApp Support
    ¿Sabias que tenemos el equipo perfecto para ayudarte?
    👋 Conversemos ahora mismo.